tiempo del oeste

02-09-2019

Los niños del Jardín Nº901 concientizan a papis y mamis sobre el yaguareté

El Jardín Nº 901 de América organizó su Feria de Ciencias. Las salitas eligieron un tema trabajado por los niños y lo expusieron a papis y mamis. Uno de los temas elegidos fue el yaguareté. Los alumnos de sala verde turno tarde, a cargo de la señorita Florencia Menéndez, les contaron la situación de este animal autóctono y cómo podemos cuidarlo.

El yaguareté es el único felino autóctono en su tipo que lleva resistiendo hace años la desaparición de su hogar: los bosques nativos. En toda la Argentina se estima que quedan menos de 250 ejemplares. Pero en la región del Gran Chaco, mientras las topadoras avanzan (arrasando con sus posibilidades de supervivencia) se calcula que quedan apenas 20. Es por eso que es urgente que hagamos presión para defenderlos.

“Desde el mes de julio la sala verde del turno tarde viene trabajando sobre el cuidado de los bosques nativos, y la protección de especies en extinción, centrándonos en el felino más grande del continente, el yaguareté”, explicó la seño Flor. “El compromiso y la dedicación de los niños durante el proyecto dan cuenta de que es posible mejorar nuestros hábitos y nuestro compromiso con el planeta, para lograr vivir en armonía con la naturaleza”, concluyó.

Los pequeños del 901 no se dedicaron a aprender sólo la teoría. Fueron a visitar el Zoo de América y allí tuvieron la oportunidad de ver una hembra a punto de parir. Ello sirvió para que comprendieran en vivo y en directo el significado del término mamífero. La gente de la ONG Eco América estuvo con ellos explicando todo lo que querían saber.

Días después, ya en el hall del Jardín cada uno aportó un poco de información para que las familias conozcan todo lo que ellos habían aprendido. Además, se exhibió un video grabado en el mismo Zoo. Dejaron enseñanzas como no talar árboles, no matar animales, ir despacio en la ruta para no atropellarlos y respetar la Ley de Bosques, entre otras lecciones bien aprendidas.  

El yaguareté es el felino más grande del continente americano y tercero a nivel mundial, después del tigre de bengala y el león. Su nombre significa “verdadera fiera” en guaraní. Se destaca por su aspecto robusto y su cabeza grande con poderosa estructura mandibular. Los machos alcanzan los 2,50 metros de longitud y hasta 140 Kg. de peso.

Es una de las especies que se encuentran más amenazadas por la fragmentación y disminución de su hábitat natural (debido al avance de los desmontes) y la caza furtiva. Es un cazador y caminador incansable y solitario (puede moverse diariamente hasta 11 Km).

Es el único depredador capacitado para capturar al tapir. Su dieta también la integran pecaríes, corzuelas y yacarés. Su territorio abarca 40.000 hectáreas en la región chaqueña. Hasta principios del siglo XX tenía una distribución muy amplia en el continente americano. Habitaba desde el sur de Estados Unidos hasta la Patagonia argentina.

Hoy, sólo ocupa entre un 10 y un 15% de aquella distribución original. En Argentina el proceso de retracción fue el más extremo, en donde en los últimos dos siglos quedó recluido a un 5% de la superficie original.

El yaguareté es una especie “indicadora” de la salud del ambiente ya que necesita bosques continuos y en buen estado para poder sobrevivir. Esto se debe a que, al posicionarse en la cima de la cadena alimenticia y depender de presas menores para su subsistencia, su presencia garantiza un medio ambiente sano. 

Es una de las pocas especies de la fauna argentina que ha sido declarada como Monumento Natural Nacional por la Ley Nº 25.463, del año 2001. Esta norma establece que la Administración de Parques Nacionales y la Dirección de Fauna Silvestre de la Nación deben implementar un plan de manejo que asegure su supervivencia.

Además es Monumento Natural Provincial en las provincias de Chaco, Salta y Misiones.   A pesar de esto su territorio no está protegido. Por eso se presentó un amparo ante la Corte Suprema de Justicia, por primera vez en la historia del país, para protegerlo como especie. La desaparición del yaguareté representaría una pérdida perpetua para la humanidad.

 

LA TIERRA NO ES UNA HERENCIA DE NUESTRO PADRES, ES UN PRÉSTAMO DE NUESTROS HIJOS. Desde el mes de julio la sala verde del turno tarde viene trabajando sobre el cuidado de los bosques nativos, y la protección de especies en extinción, centrándonos en el felino mas grande del continente, EL YAGUARETE, el compromiso y la dedicación de los niños durante el proyecto dan cuenta de que es posible mejorar nuestros hábitos y nuestro compromiso con el planeta, para lograr vivir en armonía con la naturaleza. Realizamos un vídeo de concientizacion, y queremos que lo difundan para hacer conocer este hermoso mensaje. Agradecidos profundamente con la ONG Eco de América, Adelmar Funk, Carlos Tucat Negrin y todo el personal, que nos abrieron las puertas de este maravilloso lugar que tanto hace día a día por la conservación de esta especie!.

Publicado por Flor Cita en Viernes, 30 de agosto de 2019

Más noticias

18-02-2020

La Cooperativa Eléctrica de Rivadavia vuelve a responsabilizar a la distribuidora por el último corte de luz

a Cooperativa Eléctrica de Rivadavia volvió desligarse de cualquier responsabilidad por el último corte de luz que sufrió la ciudad de América. Es decir, que según la CER el problema fue exclusiva culpa de EDEN. Esta empresa es la que provee la electricidad a la cooperativa.

18-02-2020

El Frente de Todos - Somos Rivadavia organiza un “mochilazo” solidario de cara al inicio de clases

El Frente de Todos - Somos Rivadavia organiza una colecta solidaria de útiles escolares de cara al inminente comienzo del ciclo lectivo. La movida recibió el nombre de “mochilazo” solidario. Desde la agrupación invitaron a colaborar para que todos los niños de la Escuela N° 5 de Fortín Olavarría y la Escuela N° 2 de Cerrito comiencen las clases bien equipados.

17-02-2020

La otra vez fue un ratón, ¿esta vez el corte de luz fue culpa de un sapo?

Otro corte de luz en América y van… A pesar de la bronca, sabiamente, los usuarios recurrieron al humor para hacer más pasable el mal trago. Si la vez anterior la razón oficial fue un ratón, esta vez por decisión popular la culpa fue de un sapo en medio del clima lluvioso. Recordemos que la vez anterior la CER le echó la culpa a un ratón.